ExperimentosVivir 30 días sin smartphone

¿Qué tiene de malo usar un smartphone?

Me encantan los smartphone y me parecen una herramienta muy poderosa para comunicarse, para consumir contenidos o incluso par ser mas productivo. No tengo nada en contra de estos dispositivos y volveré a usarlo pasado el experimento. Lo que me induce a realizar este experimento es ser más consciente y redefinir el uso que le doy al móvil, y más concretamente a las funciones de los smartphone.

Los móviles, a pesar de todo lo bueno que tienen, también son un arma de doble filo. Notificaciones, email, chat, redes sociales, Whatsapp, Youtube, SMS, llamadas de teléfono, juegos… Hay toda una industria que gira en torno a los smartphones y a la conectividad instantánea que ofrecen. Los fabricantes de móviles y los desarrolladores de software luchan por nuestra atención continua, quieren que gastemos dinero o que pinchemos en sus banners. El que más tiempo tenga “enganchado” al usuario gana.

Según el último estudio de Google miramos, al menos, unas 150 veces el teléfono al día y pasamos un media de 177 minutos al día con nuestros smartphones.

Desde hace ya varios meses el smartphone se ha convertido una fuente de estrés para mi, noto que lo uso de manera compulsiva y es, sin duda, mi mayor fuente de procastinación. Básicamente se ha convertido es una herramienta que se interpone en mis objetivos con gran facilidad, afecta de manera negativa en mi productividad y me genera un estrés innecesario.

 

¿Es necesario dejar de usar un smartphone para obtener las ventajas de este experimento?

Desde luego que no. Además, momento acabe este experimento volveré a usarlo en mi día a día. ¿Por qué he decidido entonces tirar por la vía radical y no usarlo durante 30 días? Estas son mis razones:

  • Ser consciente de las rutinas automáticas que realizo de manera inconsciente con el móvil. Si no tengo el móvil no se me escapará ninguna.
  • Imponerme restricciones y límites hará que desarrolle nuevas capacidades y que explore nuevas alternativas que ni se me han pasado por la cabeza aún. La vida son cambios, nada permanece estático, acostumbrase y ser feliz con el cambio continuo es clave.
  • Practicar la resiliencia. Los estóicos elegían vivir de forma moderada y simple de forma voluntaria determinados días del año. Con ello buscaban ser más conscientes de lo afortunados que eran, disfrutar de los beneficios de su status actual pero también practicar y comprobar que podrían vivir igualmente bien con lo básico. Por mi parte quiero comprobar que puedo vivir con un móvil básico de 50€, que si no tengo 800€ o el móvil de ultima generación puedo conformarme y ser igual de feliz.
  • Compartir con vosotros la experiencia a través de este blog.
  • Y por último pero no menos importante: tendré temas de conversación y cachondeo asegurado.

 

Mis objetivos con este experimento

Con este experimento quiero redefinir el uso y la relación actual que tengo con el móvil. Actualmente tenemos una relación llena de altibajos, una relación un tanto tóxica (casi parece que hable de una pareja sentimental 😅).

Y aunque seguiré usando un móvil básico en realidad me hubiera gustado estar sin teléfono, pero para eso si que no estoy preparado. La cuestión es que quiero repensar no solo las funciones de smartphone si no las más básicas, como las llamadas, SMS o el uso que le doy a nivel personal y profesional.

A lo largo de este experimento iré indagando con mayor profundidad en cada uno de los puntos, por ahora os comparto un listado de las cosas que me gustaría cambiar o explorar.

  • Reducir drásticamente el uso del smartphone, sobre todo los impulsos inconscientes y su uso como herramienta para procastinar.
  • Cambiar la manera en que consumo redes sociales, videos y noticias. Realizar su consumo de manera más espaciada, planificada y deliberada.
  • Reducir el número de llamadas y SMS, tanto entrantes como salientes (Ya hace tiempo que no tengo Whatsapp).
  • Investigar las razones por las que el teléfono se ha convertido una fuente de estrés y como puedo revertir la situación.
  • Rellenar los momentos vacíos en los que uso el móvil y cambiarlas por otras rutinas que me aporten más como charlar, pensar o contemplar.
  • Separar su uso personal y profesional (quizás con dos números de teléfono distinto).
  • Analizar si es bueno limitar tanto las comunicaciones con amigos y familia (Soy muy introvertido y necesito largos tiempos de soledad). Últimamente pienso si debería invertir más tiempo en forjar estas realizaciones y si utilizar aplicaciones como Whatsapp como una de las vías es acertado o no.

Cosas que no quiero eliminar

Aunque hay muchas cosas que no tengo claras sobre qué y como haré para alcanzar mis objetivos, también tengo claro que hay cosas que echaré de menos y que no quiero eliminar.

  • Su uso en el coche.
    • El uso del smartphone en el coche hace que sea más productivo, me entretiene o ayuda y por lo tanto seguiré usandolo. Aplicaciones como Spotify, Podcasts, Audiolibros, Google Maps o aplicaciones para pagar el parking son esenciales para mi.
  • Dispositivo para leer y escribir.
    • Hasta el día de hoy todos los posts del blog los he escrito en el móvil (excepto este que).
  • Tomar notas. Aunque podría llevar un cuaderno y boli soy mucho más rápido y son mas reutlizables las notas del móvil. Evernote seguirá siendo una de mis apps imprescindibles en mi smartphone.
  • Domótica. Apagar/encender luces, usarlo con mi altavoz Sonos, utilizarlo mientras corro en la cinta… todas estas cosas las quiero seguir usando.
  • Escuchar música. La música es una de los imprescindibles para mi, ya sea como musica de ambiente para relajarme, para animarme o para concentrarme. Spotify seguirá siendo mi aplicación elegida.
  • Router wifi. Voy a todas partes con mi portatil, en reuniones o fuera de casa es imprescindible contar con conectividad a Internet. Aunque tengo un router Wifi, a la vuelta del experimento seguiré usando el móvil para no cargar tanto trasto.

Qué móvil voy a usar

Por lo pronto voy a utilizar un Nokia 3310. No descarto aprovechar para probar alguna otra alternativa, pero por lo pronto he decidido usar un Nokia 3310 de los nuevos (año 2017). Por no tener no tiene ni 3G. Con este teléfono me aseguro que lo utilizo únicamente para llamadas, SMS.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario