Miscelánea

La Programación Neurolingüistica (PNL) es una estrategia de crecimiento personal y comunicación creada en los años 70. Se encarga de estudiar las conexiones que existen entre nuestra manera de pensar (neuro), la forma en que nos comunicamos (lingüística) y los patrones emocionales o de comportamiento (programas).

Se trata de una poderosa técnica para aprender el funcionamiento de nuestro cerebro y utilizar ciertas herramientas para mejorar las propias habilidades, adquirir un mayor control emocional y modificar aquellas conductas que nos resulten poco útiles o perjudiciales. Como resultado, es posible obtener  múltiples beneficios que afectan a todos los ámbitos de la vida. ¿Quieres saber más?

Los principios de la PNL

La Programación Neurolingüistica es un sistema al servicio de la inteligencia emocional que nos da la posibilidad de entender y reconstruir nuestro comportamiento. Sus principales fundamentos son los siguientes:

– La manera en que nos comportamos es el resultado de un conjunto de programaciones que hemos ido adquiriendo con nuestras experiencias, y que básicamente son hábitos.

– Estos hábitos, como tales, se pueden modificar. Podemos reprogramar todo aquello que nos interese mejorar.

– Con frecuencia, nuestra programación está construida sobre emociones negativas. Esto se traduce en miedos, incluso fobias, y actitudes que nos impiden dar lo mejor de nosotros mismos y enfocar nuestra energía hacia aquello que es
verdaderamente constructivo.

¿Cómo se pone en práctica la PNL?

Esta técnica nos ofrece varias herramientas con distintos fines, y quizá la más representativa es la de los anclajes PNL. Estos anclajes se utilizan para modificar un estado de ánimo con el fin de llevar a cabo una tarea determinada con éxito. Por ejemplo, en situaciones que suelen generar ansiedad como los exámenes o hablar en público, podemos pararnos un momento a reflexionar para conseguir la seguridad que nos roban los nervios previos a dicha situación.

Es bastante sencillo: únicamente debes identificar cómo te gustaría sentirte exactamente, quizá confiado, tranquilo, contento? Y debes recordar algún momento de tu vida en el que te hayas sentido así. Una vez tengas el nítido recuerdo de esa intensa emoción positiva, tienes que escoger una frase de anclaje, como ¿va a salir muy bien?, ¿estoy tranquilo, contento?.

La clave está en la repetición: debes integrar esa emoción positiva con la frase de anclaje a diario, hasta que de manera automática surgirá cuando la necesites.

Beneficios de la Programación Neurolingüistica

Esta técnica ha ayudado a miles de personas a mejorar notablemente su vida en diversos ámbitos. Sus principales beneficios son estos:

– Permite pensar, comunicarte y reaccionar de forma más eficaz.

– Desempeñarte mejor en el trabajo y alcanzar metas personales.

– Mejorar las relaciones personales.

– Sustituir hábitos negativos por otros positivos.

– Eliminar fobias y miedos.

– Gestionar adecuadamente las emociones.

– Disponer de recursos nuevos y útiles para cambiar comportamientos y estados de ánimo negativos e infructuosos.

– Obtener más autoconfianza, autoconocimiento, motivación y autoestima.

Si te interesa saber más sobre la Programación Neurolingüistica, puedes encontrar multitud de libros que profundizan en el tema y ofrecen una guía práctica para ponerla en marcha, como por ejemplo Introducción a la PNL: cómo descubrir y emplear la excelencia para obtener óptimos resultados personales y profesionales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario