MisceláneaMetaoptimizaciones, optimizaciones que optimizan otras optimizaciones

 

A la mayoría de las personas nos gusta optimizar el tiempo, hay algunas (entre las que me incluyo) en que llevamos las ansias de optimización a otro nivel. Nos pasamos la vida leyendo hacks de productividad y no paramos de leer libros sobre el tema. La idea es siempre hacer más, más rápido y más eficiente. Sin embargo, la falta de perseverancia, motivación o tiempo hacen que nuestros intentos fallen repetidamente y se crucen de bruces con la amarga realidad. Algunas optimizaciones cuajan pero no llegamos al nivel que los libros de autoayuda prometen o a los niveles de superhéroes a lo Silicon Valley que nos venden y que todo lo pueden.

Me encantaría deciros que me encuentro en el segundo grupo, en el de los superhéroes de la productividad pero la verdad es que ni si quiera tengo capa :).

Hace unos meses que estoy evaluando por qué hay algunas optimizaciones en mi vida que no fructifican. Por más que me lo propongo siempre acabo abandonándolas y no consigo el resultado esperado. Siempre hay muchas mejoras que quiero añadir a mi vida y que intento de manera recurrente y en paralelo. A saber; ponerme en forma, madrugar, mejorar mi memoria, leer más.

Un día, sin más, me dio por pensar en cómo se interrelacionan todas ellas, cómo se afectan unas a otras o si tenía sentido empezar unas antes que otras. Fue entonces cuando empezó a tomar forma en mi cabeza el concepto de metaoptimización. ¿Hay alguna optimización que si hago primero me ayude con alguna otra optimización que se me resiste? ¿Cómo puedo optimizar las optimizaciones?

En matemáticas el concepto de metaoptimizacion se define como el uso de un método de optimización para poner a punto otro método de optimización.

Esta definición es perfectamente válida también en el plano de la productividad y mejora personal.

Podemos encontrar muchas metaoptimizaciones en nuestra vida. Algunas de ellas muy tontas y otras que pueden generar una reacción en cadena, una onda expansiva que ayude a optimizar, a su vez, otras cientos de optimizaciones y que su aplicación tenga un efecto exponencial en tu vida. A estas últimas las deonomino “metaoptimizaciones expansivas” y de las cuales hablaremos más adelante. Ahora pongamos algunos ejemplos de metaoptimizaciones más simples para que entendais a qué me refiero:

  • Acelerar la velocidad del ratón en el ordenador. Cualquier otra optimización de tiempo que requiera el uso del ratón se verá automáticamente afectada por esta metaoptimización.
  • Mejorar tu forma física . Cualquier acción que requiera esfuerzo físico, como los deportes, se verá optimizada.
  • Invertir en mejores herramientas. ¿Cual es la mejor metaoptimización que un leñador puede hacer en su trabajo para ser más rápido y eficiente? ¿Afilar mejor el hacha? ¿Practicar el mejor ángulo de corte? ¿Elegir los árboles mas secos?… desde luego, para mí sería, comprar una sierra eléctrica. Para cualquier tarea que requiera de una herramienta la mejor y más rápida metaoptimización suele ser mejorar el equipo (aunque también suele ser la más cara).

Como veis hay metaoptimizaciones de todo tipo, lo importante es que siempre son optimizaciones que afectan positivamente o potencian a alguna otra optimización.

Si ahora hacemos un ejercicio iterativo de buscar siempre optimizadores de optimizaciones podemos formar una especie de árbol genealógico en el que en la parte superior encontremos los metaoptimizadores originales (los ancestros más antiguos), los cuales afectan a todas las optimizaciones descendentes de forma expansiva. A estas metaoptimizaciones las llamo, precisamente por esta propiedad, metaoptimizaciones expansivas.

Metaoptimizaciones expansivas

Este tipo son las metaoptimizaciones de más alto nivel que se pueden encontrar. Me refiero a las optimizaciones cuyos efectos se expanden, a su vez, sobre un mayor número de optimizaciones. Estas metaoptimizaciones expansivas por lo tanto son las optimizaciones que más impacto pueden tener en tu vida. Para mi las mas importantes son dos:

Optimizar al optimizador.

Si hay algo que tienen en común todas las optimizaciones es la propia persona que realiza esas optimizaciones, tú, el optimizador. Si te mejoras y optimizas a ti mismo optimizarás cualquier otro proceso. Aquí hablamos tanto de mejoras físicas como mentales. Si tienes mejor forma física y te alimentas bien tu energía y tu estado anímico será mucho mejor, por lo tanto cualquier otra optimización que quieras realizar se verá metaoptimizada.

El tiempo

Cuando hablamos de optimizar nuestro tiempo siempre buscamos cómo hacer las cosas más rápido y eficiente para hacer más cosas. Por lo tanto nuestro baremo para medir cuán óptimos somos se basa en la velocidad y número de tareas que somos capaces de realizar ¿no?. Yo mismo me he visto atrapado en esta espiral que produce una insatisfacción constante. Quieres hacer más y más rápido para poder hacer más, y esto, a no ser que seas sadomasoquista, aporta estrés e infelicidad. Lo cual no debe ser nuestro objetivo en la vida.

Pero te propongo a continuacion otra lente distinta desde la que mirar este asunto, una visión más saludable y gratificante en el que utilizamos como baremo justo la métrica contraria.

La mejor optimización de una tarea es aquella que te lleva exactamente 0 minutos. Está tan optimizada que no hay que hacer nada, o mejor aún, no necesitamos si quiera hacerla. De este modo podríamos realizar infinitas tareas. A día de hoy el baremo para medir mi éxito a la hora de optimizar se basa en el tiempo libre que tengo disponible para optimizar nuevas tareas. Cuanto más tiempo libre más posibilidades tengo de optimizar y más perfeccionadas tengo las optimizaciones que requieren de una dedicación de tiempo personal recurrente (No puedo delegarlas). Por lo tanto mi objetivo actual es tener el mayor tiempo posible de, literalmente, no hacer nada. Puede parecer una contradicción o que me he vuelto loco. Con esto no quiero decir que no voy a hacer nada, simplemente recalco que cuanto más tiempo disponible más optimizado tengo mi tiempo y más posibilidades se me abren en mi camino de embarcarme en nuevas cosas.

El tiempo se encuentra en el epicentro que gobierna nuestra vida, cualquiera de tus objetivos vitales tendrá una estrecha relación con el tiempo y este último siempre se puede utilizar como una moneda de cambio. Igual que quieres siempre una nómina mensual más alta, aunque no lo gastes todo. Con el tiempo pasa lo mismo, cuanto más tengas disponible para gastar (más tiempo libre) mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario