ExperimentosConclusiones 30 días sin Smartphone

Esta entrada es el cierre y conclusión del experimento “30 días sin Smartphone”, si no has leído las dos entradas anteriores (entrada 1, entrada 2) te aconsejo que las leas antes de continuar.

He completado 30 días sin el usar un dispositivo Smartphone inteligente. En concreto he estado utilizando un Nokia 3310 de 2017 para este experimento, aunque a día de hoy vuelvo a usar un Smartphone (iPhone 6S Plus) como teléfono principal, el apartarme durante un mes de un smartphone me ha ayudado a redefinir mi relación con el mismo llegando a iportantes conclusiones personales que quiero compartir a continuación

 

1-. He dado de baja mi número móvil actual

Llevaba varios meses pensado en realizar esta “locura” como una vía para reducir el número de llamadas y SMS. Nada más terminar el experimento he decidido hacer borrón y cuenta nueva, he redireccionado todas las llamadas de mi móvil al buzón de voz y he guardado el Nokia 3310 con este número en un cajón. Ahora cuando llaman a mi móvil indico que si me necesitan localizar por motivos profesionales pueden hacerlo llamando a la centralita de la oficina. Al tener una centralita virtual utilizo mi móvil como softphone de manera que pueden pasarme la llamada como si de una extensión más se tratase, todo sin desvelar mi nuevo número. Además al ser un fijo no hay posibilidad de mandarme SMS, así cualquier comunicación escrita que reciba será vía o email, una única bandeja de entrada con la cual me encuentro cómodo y puedo gestionar de manera eficiente.

Respecto al uso personal por ahora únicamente le he dado mi teléfono a mi familia y a dos personas más. Aún no tengo claro a quién y cómo voy a compartir mi teléfono pero desde luego estoy contento de hacer un “reset” y empezar de nuevo. Hay veces que la mejor manera de  mejorar algo es directamente es prenderle fuego reducirlo a cecinas y empezar desde cero, sin excusas, sin posibilidad de escape, con un enfoque nuevo sin limitaciones y con la ilusión de empezar algo nuevo.. Este será otro experimento más que añadir a mi lista, por ahora tengo bastantes llamadas perdidas diarias, me imagino que si es algo importante conseguirán localizarme al teléfono de la oficina, y sinceramente, no creo que ocurra nada irreparable.

 

2.- Reducción en el uso de las redes sociales

Actualmente he decidido dejar instalado en el móvil Instagram y en el tablet YouTube, nada más. Estas son las dos redes sociales que por ahora voy a conservar y lo hago aposta en dispositivos distintos. Me he quitado por el momento Twitter y  Facebook. Analizando bien su uso no me aportan nada, son fuentes en las que es muy difícil limitar el tipo de información que lees, por ejemplo, no estoy interesado en saber absolutamente nada de política o noticias de actualidad. Básicamente no me aporta nada este tipo de información, normalmente son contenidos que desaniman o cabrean, no está en mi zona de influencia y no me aportan nada, por lo tanto prefiero practicar la ignorancia selectiva y dedicar mi tiempo a otras cosas que me produzcan felicidad o me aportan algo positivo.

Es así como llego a seleccionar Instagram como mi única red social en la que tengo la app instalada en el móvil. Me gusta Instagram, es una red social visual, muy rápida de seguir y muy fácil de limitar el tipo de contenido al que quieres acceder. Últimamente estoy interesándome mucho por la fotografía y el mundo audiovisual e Instagram es un sitio perfecto para encontrar inspiración.

Y llegamos a YouTube. No tengo televisión (ni planeo tenerla), reconozco que estoy un poco “enganchado” a YouTube y es por eso que no tengo la app puesta en el móvil. Limitando su uso solo al tablet (El cual solo uso en casa) me aseguro de limitar el tiempo que paso viendo videos. Actualmente lo uso mayoritariamente desayunando o cenando básicamente e intento hacer un gran esfuerzo para no llevarme el tablet a la cama y leer un libro como sustituto :-D.

 

3.- Rellenar los momentos vacíos en los que uso el móvil y cambiarlas por otras rutinas

En general he rellenado los tiempos en que antes utilizaba el móvil para charlar, pensar o simplemente contemplar y no hacer nada. Sin embargo, ha habido momentos, sobre todo cuando estoy solo, que el uso de un smartphone hubiese sido una buena idea. Por ejemplo mientras hago cola, si alguna cita se retrasa o te encuentras en un lugar durante bastante tiempo sin nada que hacer y únicamente con el teléfono en el bolsillo. Para cambiar las rutinas con el móvil por otras más productivas o saludables lo que he hecho es eliminar del teléfono aquellas que no quería seguir utilizando y he puesto en la pantalla principal del móvil aquellas que quiero empezar a utilizar más para tenerlas más a mano.

Algunos ejemplos de aplicaciones o rutinas que quiero usar más en el smartphone:

  • Kindle. Actualmente leo mucho en el móvil, pero siempre son noticias o artículos cortos (me encanta Medium), sin embargo, quiero leer más libros de manera que las lecturas sean más profundas, indagar mucho más en los temas que me interesen que un simple articulo de unos pocos cientos de palabras.
  • Evernote y Google Docs. Estas dos apps van enfocadas a escribir más. Utilizo Evernote más para notas o apuntes rápidos y no estructurados, mientras que en Google Docs voy escribiendo en un documento de manera más estructurada todo aquello que leo o pienso y quiero desarrollar más para mi mismo.
  • Overcast. Esta es una aplicación para podcasts. Me encanta escuchar podcasts cuando voy en el coche o cuando estoy haciendo alguna actividad física, además quiero empezar en breve mi propio podcast y me sirve para ir afinando el estilo que voy a darle.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario